Contact Information

Theodore Lowe, Ap #867-859
Sit Rd, Azusa New York

We Are Available 24/ 7. Call Now.

Era noviembre de 2018 cuando el mundo del hip-hop era sacudido con la noticia de la detención del rapero Tekashi69 (también 6ix9ine Daniel Hernández, que es lo que pone en su pasaporte), una estrella en ciernes de la esfera musical surgido de las redes sociales, pero también candidato a presidiario del año por sus continuos paseos por los tribunales para ser juzgado por diversos delitos. El primero al que tuvo que hacer fuerte fue al de abuso sexual de menores, al mantener relaciones sexuales con una menor de 13 años cuando él contaba con 18, en 2015, mucho antes de ser famoso. Por ese delito no se le encarceló, pero sí se le sentenció cuatro años en libertad condicional; tiempo en el que no debería meterse en ningún lío. Sin embargo, volvió a caer, porque en 2018 se vio envuelto en un delito de uso de armas conspiración para una serie de delitos entre los que se incluían asuntos de tráfico de drogasrobos a mano armadaviolencia a unos fans e incluso amenazas crímenes con armas de fuego. En esta ocasión, el juez no le dejó marchar tranquilamente a su casa, ya que, a pesar de ser un artista conocido y con temas en los números uno de las listas de éxitos de medio mundo, la justicia es para todos igual.

La condena por todo lo que se le acusaba era tan larga que el rapero probablemente no volvería a ver la luz del día, pero encontró una curiosa salida: delatar a todos sus cómplices, con objeto de reducir su pena. El problema es que sus compañeros de fatigas eran todos miembros de la peligrosa banda callejera Nine Trey Gangster Bloods, conocidos principalmente por su extrema violencia y el tráfico de drogas en Nueva York. Gracias a delatar a todo el mundo (incluyendo a la cantante Cardi B), el rapero se ganó una sentencia de dos años de prisión, de la que parece que ha salido con vida, a pesar de estar encarcelado con antiguos miembros de la banda.

El rapero ha salido de prisión, pero no bajo el programa de protección de testigos, porque según contó el portal TMZ en su momento, el rapero lo rechazó. ¿El motivo? Un contrato discográfico de 10 millones de dólares con 10KProjects, su antigua discográfica, que le hacen imposible vivir en la clandestinidad (tampoco lo sería con esos tatuajes faciales), ya que tiene que cumplir con la producción de dos nuevos trabajos musicales. El rapero es consciente que la banda puede tenerlo de objetivo en cuanto ponga un pie en la calle, pero está seguro de que su equipo de seguridad personal será suficiente para protegerse durante todas las horas del día.

¿Qué será de su vida ahora? Los hay que consideran que no le queda mucha vida como tal, ya que se ha hecho unos poderosos enemigos a los que no les gusta nada más que vengarse. Así que, tendrá que aprovechar a grabar su música con ese lucrativo contrato discográfico y a luchar de nuevo en los tribunales con dos demandas que le esperan en cuanto salga: dos víctimas de un tiroteo que le acusan directamente y la empresa textil Fashion Nova, que le acusa de fraude.

Share:

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *