Contact Information

Theodore Lowe, Ap #867-859
Sit Rd, Azusa New York

We Are Available 24/ 7. Call Now.

El polifacético rapero Kanye West continúa decidido en su carrera por la presidencia de los Estados Unidos. Ya estrenado su campaña electoral con un evento al que han asistido cientos de personas en el que han escuchado un discurso un tanto extraño con el que el joven anunció como medida estrella la subvención de los embarazos: el ya político asegura que todo aquel que de a luz a un bebé, será gratificado con 1 millón de dólares si llega a ser Presidente.

Habló de religión, comercio internacional, brutalidad policial o aborto ante un grupo de seguidores, curiosos y periodistas en North Charleston, Carolina del Sur. West, que necesitaba 10.000 firmas en ese Estado para poder estar registrado como candidato, lanzó al aire ideas como volver gratuita la marihuana, dar libertad a los dueños de armas porque “disparar es divertido”, o destinar un millón de dólares a cada mujer que tenga un hijo para combatir el aborto. Parece una broma pero de momento va en serio.

West se presentó en la sala -un auditorio para bodas y conferencias- protegido por un chaleco antibalas con la palabra ‘seguridad’ en el frente y la cabeza rapada con un 2020 en la parte trasera a modo de eslogan. Antes de entrar, sonó música góspel, como ya es habitual en sus misas dominicales en las que ejerce de predicador junto a parte del clan Kardashian con el que se emparentó en 2014. Después, sin micrófono, comenzó a repasar parte de su ideario.

Sobre el aborto dijo que cree que debe ser legal, pero que los incentivos financieros podrían ayudar a prevenirlo muchos casos. “Todo el mundo que tenga un bebé recibe un millón de dólares o algo por el estilo”, dijo, sin ocultar que para él es un asunto muy personal por las circunstancias en las que vino al mundo. Mientras contaba cómo su madre le salvó la vida frente a los deseos de su padre de abortar, se echó a llorar a como un niño.

Una vez desatado y sin poder contener las lágrimas, confesó que quiso interrumpir el embarazo de su primera hija, North, fruto de su matrimonio con Kim Kardashian. Ahora tienen cuatro hijos. “Casi mato a mi hija. Quiero a mi hija… Dios quiere que creamos”, indicó con su estilo de ‘teleevangelista’.

Más allá de la carnaza para la prensa del corazón, West desató la polémica al cargar con una abolicionista venerada como Harriet Tubman, conocida por haber liberado a hombres y mujeres esclavizadas y haber luchado en el bando ganador de la Guerra Civil Americana. “Ella nunca liberó a los esclavos, sólo hizo que trabajaran para otra gente blanca”, señaló West, provocando el rechazo de una parte de la sala. Algunos se fueron por donde habían entrado sin esperar al final.

Share:

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *